Residuos Orgánicos e Inorgánicos

Orgánicos

Son todos aquellos residuos de origen natural que pueden "echarse a perder". Algunos ejemplos son: cáscaras de fruta o verdura, restos de comida, cascarones de huevo, pan, tortillas, filtros para café, bolsitas de té, heces de animales, lácteos (sin recipiente), huesos, semillas, flores, pasto y hojarasca.


Separar adecuadamente tus residuos orgánicos permite que se puedan transformar en algo útil, por ejemplo: abono para las plantas, alimento para animales de granja, jabones y hasta en biogás, un combustible capaz de generar energía eléctrica a partir de materia orgánica en descomposición.


 

Inorgánicos reciclables

¿Sabías que el papel, cartón, vidrio, plásticos, metales, ropa y textiles pueden ser transformados en nuevos productos si no se contaminan con otros residuos? Pero para sacarles provecho es necesario separarlos, y así garantizar que se puedan reincorporar al proceso de producción, y darles valor nuevamente. Por eso, entrégalos de manera separada al camión recolector. También puedes llevarlos al centro de acopio más cercano a tu domicilio. O bien, ¡llévalos a los Centros de reciclaje municipales! en cuidad de Guatemala! Todos los residuos que logran aprovecharse no llegan a rellenos sanitarios ni tiraderos a cielo abierto, por tanto, no contribuyen a los desechos que diariamente generamos en la ciudad.


Materiales como el vidrio y el aluminio pueden reciclarse ilimitadamente sin perder su calidad y sus propiedades.

Al separar nuestros residuos, evitamos que se conviertan en basura, pierdan su valor y contaminen nuestro medio ambiente.


Al separar nuestros residuos, evitamos que se conviertan en basura, pierdan su valor y contaminen nuestro medio ambiente.


Fuente: http://data.sedema.cdmx.gob.mx/nadf24/index.html

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square